ALTO DE LAS PICARAZAS

El yacimiento arqueológico del Alto de las Picarazas se localiza en una elevación de la Sierra de los Azagadores, a 1100 m de altura entre los términos de Andilla y Chelva, en la comarca de la Serranía (Valencia). El yacimiento se descubrió como consecuencia de los trabajos de construcción de la estación eólica Peñas de Dios II (Chelva y Andilla, Valencia) en el año 2007. 

El yacimiento lo forman un conjunto de cavidades de desarrollo vertical formadas por el diaclasado de la ladera como consecuencia de las tensiones tectónicas de inicios del Pleistoceno (Garay, 2013). Su extensión aproximada  es de 4000 metros cuadrados, entre las cotas de altitud de 1.106 y 1.109 m. Originariamente se trató de una dolina de la que apenas quedan vestigios geomorfológicos, más allá de las fisuras y cavidades colmatadas. La secuencia estratigráfica comprende niveles del Pleistoceno inferior y medio, con buena conservación de los restos óseos, lo que permite un adecuado estudio tafonómico.

Los trabajos de campo están en curso y hasta la fecha han proporcionado una rica colección de restos óseos y algunos elemento líticos asociados.

 



Referencias:

Vicente Gabarda M., Martínez Valle R., Guillem Calatayud, Garay Martín P., Pueyo E. Casabo J. (2016). The Lower Palaeolithic site Alto de las Picarazas, (Andilla-Chelva, Valencia). Quaternary International, 393, pp 83-94.

Guillem Calatayud, P.M., Vicente Gabarda, M.m Martñinez Valle, R., Iborra Eres, M.P., Casabó I Bernard, J (2013). Aspectes bioestratigràfics del limit Plio-Plistocé I l’inici del Plistocè a l’interior de les terres valencianes a partir del micromamífers (Rodentia). In Animals i arqueología hui. Jornades d’arqueozoologia. Museu de Prehiòria de València, pp. 45-64.